Prostitutas en zaragoza

prostitucion en cuba collar prostitutas

También por un gramo de cocaína, dos brevas de marihuana y un "magacín" tira de Parkisonil. Los " pingueros " "prostitutos" tienen su franja de mercado asegurada. Enrolados en grupos juveniles, merodean por los alrededores del club Las Vegas, en Infanta y 25, y por otras zonas de El Vedado. Se prostituyen por 40 pesos unos dos dólares. En bares de particulares, discotecas de calibre, o desde el 2 de noviembre en la Feria Internacional de La Habana , las jineteras de alcurnia o de clase media son plaza fija.

Ya Taimí se prepara para la ocasión. Por eso estoy afinando mi inglés ", dice risueña. Durante 56 años, el régimen cubano ha vendido una narrativa de sociedad diferente al decadente capitalismo occidental.

Pero la Cuba del siglo XXI atrae a los turistas por tres motivos: Nació en La Habana, el 15 de agosto de En se inicia como periodista independiente en la agencia Cuba Press. A partir del 28 de enero de empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog. Arte y Cultura Entretenimiento. Ciencia y Salud Tecnología. TV Martí Vea en Vivo. Radio Martí Escuche en Vivo. Prostitución en La Habana. Para Adobe Flash Player. Embed share Prensa internacional habla de prostitución infantil en Cuba.

Embed share The code has been copied to your clipboard. The URL has been copied to your clipboard. No media source currently available. Tu opinión Mostrar los comentarios Cargando los comentarios SOS para los valores morales en Cuba. Mi madre me empujaba fuera de casa, a buscar dinero, yo no le contaba cómo lo conseguía".

A los 11 años le salió marido. A los 12 se quedó embarazada, pero perdió al niño. Me gustan los niños. Porque no soy rica, si no tendría 20".

Seis son suficientes por ahora. La mayor llega junto con la abuela hacia el lugar donde ejerce su madre. Necesita plata para comprar la cena. A Marcela, el trabajo no le gusta. Aunque hay veces que sí. Pero esos momentos no traen a cuenta: A mí me gustan gorditos, son muy buenos pa la cama.

Pero esto no es vida. Me han tratado de ahorcar, me han pegado con fierros en la cabeza para no pagarme. Que se larguen sin soltar un peso, es lo que tampoco puede soportar Sami. Con 23 años, ejerce desde los Tiene dos hijos y espera otro. Se echa las manos a la espalda para aguantar la panza. Es morena, sonriente y tiene voz grave. Pero sabe reír pícaramente. También a los hombres. No se lo deseo ni a mi peor enemiga".

Su pareja, un buen día, se fue: Yo me fui de mi casa porque el mío me manoseaba". Las dos se llevan bien. Aunque en la calle hay mucha envidia. Pero tienen sus técnicas para evitar lo que no les gusta. Les hacemos la canica , que se dice. Algunos no se enteran, otros sí. Son muy aviones , se las saben todas".

Por el parque deambulan las dos. La competencia es dura. Ese recinto de Medellín donde el autor dialoga con la parca es una fotocopia del pereirano: Y un puesto de policías bachilleres, que sirve para lo que sirven las tusas de las mazorcas y las tetas de los hombres. Colombia perdió desde hace mucho el respeto a la ley y la escupe a la cara. En fin, en este parque que digo las prostitutas son niñas y mujeres; los prostitutos, niños y muchachos, y los raponeros, ladrones in illo témpore de gafas y relojes, hoy arrancan teléfonos celulares".

Primero en novela, de mano de Gustavo Bolívar y después como serie de televisión. Para unos ha creado un modelo que ha hecho mucho daño. También pasa con El padrino o Los Soprano. La vida imita al arte o el arte imita a la vida.

Gustavo Bolívar se defiende: Los escritores sólo escribimos sobre lo que vemos o sobre lo que investigamos. Si no fuera así, los países se quedarían sin referencias sobre sus procesos históricos. Es imposible que la prostitución, en Colombia o en cualquier otro lugar del mundo, sea impulsada por una obra literaria.

Es esencialmente un problema de pobreza y de falta de educación". Otras no lo necesitan, pero lo emplean en cirugía", relata María Victoria Ramírez. Las autoridades colombianas empiezan a ser muy conscientes del problema.

Aunque en la calle la policía no brille por sus acciones, en la legislación comienzan a darse pasos. Muchas, después de haber sido explotadas hasta la extenuación, se encuentran con nada".

El dinero que han ido mandando para una casa se quedó en la tele, en las zapatillas y en las tetas de alguien. Todo entra en la trata de personas, término que la legislación intenta aplacar con castigos, ocurra lo que ocurra, contra los tratantes: Las redes, sin embargo, proliferan.

No siempre son organizaciones mafiosas complicadas. Deuda por el billete, por los papeles del viaje, por la comida, el alojamiento. O pagan ellas o sus familias. Mujeres que dan la cara. Ofelia es muy famosa en el parque de la Libertad. Ellas llevan bien cuantificado el problema. Ofelia domina el lenguaje, sonríe y no juzga a nadie.

También que los 25 hombres detenidos por reclutar mujeres para Japón y Corea lo hacían con niñas de entre 12 y 14 años en los barrios de Cuba y en Dosquebradas. Que en muchos casos su primer contacto sexual se da con clientes europeos.

Que varias son madres solteras. Ofelia tiene bien catalogadas todas las variantes de la prostitución en Pereira. Luego vienen las portoneras.

Todas adolecen de lo mismo. Son expresiones que ha oído a chiquillas como Keiko. Las violaron varias veces esa misma tarde. Ahora anda por el parque". A Keiko no ha logrado todavía arrancarla de esa vida. Pero sí lo ha hecho con 56 sardinas, que dirían en la calle. Lugares donde el almuerzo que dan en el colegio, comenta el amigo Giovanni desde su bicicleta, "no da ni para una muelita".

Muchas de las víctimas que Ofelia rescata de la calle las acoge doña Martha Lucía Arrubla. Una educadora con 38 años de experiencia a la espalda que no evita llevar un collar elegante y un reloj de oro a clase.

No tiene miedo a que se lo roben. Les tiene encandilados con su voz ronca, su moño rubio, su sonrisa de madraza y su complicidad de viva psicóloga.

Asegura que su madre fue trabajadora doméstica en una casa del Pedregal una zona residencial al sur de la capital. Otras no lo necesitan, pero lo emplean en cirugía", relata María Victoria Ramírez. Así que no le extraña cuando muchos cogen confianza y dicen que quieren ser sicarios. De noche, en los clubes. Todo el mundo lo sabe. Acompañé a una chica gitana a reconstruirse el himen.

0 thoughts on “Prostitucion en cuba collar prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *